thumbnail

thumb
Elantxobe era el pueblo de referencia que venía en la Desnivel… y por allí… dando vueltas… hasta que dimos con la forma de llegar a lo alto del Cabo de Ogoño. Dejamos el coche y nos adentramos en el espesor del sotobosque por una estrecha senda, hacia donde intuimos que está la cima del cabo. En poco menos de media hora ya no hay nada más alto donde subir, parece que hemos llegado…




Vista del Cabo de Ogoño desde la Playa de Laga.

Cabo de Ogoño

Arrancando desde el mar Cantábrico, la pared alcanza los 300 metros de altura y para escalar cualquiera de las vias hay que rapelar desde la cima. Es una movida, porque vamos sin croquis y no puedes ver la pinta que tiene la via ni nada… lo mismo nos metemos en un quintillo que en un sietebé

De momento montamos una reunión en dos chapas pelín oxidadas que vemos por ahí. La idea es asomarnos a ver que se vé…

Nacho se asoma en busca de las vias

… y se vé poco la verdad. Decidimos unir las dos cuerdas que tenemos, rapelar hasta donde se pueda y luego…ya veremos…

Cuando empieza Javi a rapelar los perros se ponen muy nerviosos… y quieren seguirle…!. Nada, decidido, yo me quedo arriba con los perros (paso de estar en medio de la pared y ver a un chucho caer pa’bajo…), así aprovecho y quizá pueda sacarles alguna foto a estos mientras escalan…

Autofoto desde las inmediaciones de la cima

Menudo pirulo que me dí, intentando pillar un buen sitio donde echar alguna foto… Al final tras un par de saltos, arrastramientos y tal… veo a Nacho subiendo por una placa a unos 50 metros de la cima.

Nachete dándole caña... solo un puntito en la imagen.

Han decidido subir empalmando dos largos seguidos con la cuerda por arriba, debía tener pinta de chungo y no han querido arriesgar a quedarse pillados en medio de la pared… (aunque yo les podría rescatar… :D … )

Tiro unas cuantas fotos, pero la cámara es de estas de plastico, con un celo en el compartimento de las pilas… demasiaó que hay un par de ellas que salieron aceptables. Esta de Javi en contraluz quedó bastante bien.

Contraluz de Javi en la mitad de la via

Vuelvo corriendo a la cima a ver si le pillo saliendo de la via, pero hay que ir con ojo, que está anocheciendo y se vé cada vez menos.

Comienza la puesta de sol...

Llego jadeando, justo cuando Javi asoma desde el precipicio.

Javi llegando a la cima asegurado por Nacho

Al final la via era durita… según estos 6c… ó más…
En el camino de vuelta se pone a llover, y esa noche dormimos en la tienda de campaña, en un rinconcito que vemos cerca el coche.

Por la mañana al levantarnos sigue lloviendo y no tiene pinta de parar…, con to’ y con eso cogemos los trastos y subimos a la cima, aunque la verdad sin muchas esperanzas de escalar…

Vista desde la cima del Cabo de Ogoño

Nada, imposible, además hace un viento que te cagas y casi ni nos oimos al hablar… Javi quiere rapelar por otra reunión diferente, aunque sea para echar un vistazo, (está chalaó…). Nacho y yo nos parapetamos bajo la funda de la cuerda, que tiene un plastico tipo capa, haciendo humo mientras tanto… Al rato le vemos reaparecer, empapado y sonriente, gritando como un loco al viento… (esa imagen no la olvidaré nunca… ¡jajaja!).

Recogemos las cuerdas y nos bajamos a la Playa de Laga, que es la que se veía desde la cima del cabo, a pegarnos un baño, que ya nos toca…

Baño bajo la lluvia en la  playa de Laga.

Y mientras comemos algo… a ver cual es nuestro próximo destino… Araotz, mmm… suena bien.

4608

Artículos Relacionados :



Déjate un Comentario
comentario Comentario: