thumbnail

Tras las recientes visitas a la zona de La Ermita (del Pantano de San Juan) recordamos otra zona cercana que hacía años que no visitábamos; la Lancha del Yelmo que tiene un diedro que surca la pared por tol medio, y es guapo guapo… Lo he escalado mil veces, de primero, de segundo, con chapas, con cacharros… pero no me canso de repetir.

 
 
 
 

Carlos tiene ganas de probar vias de varios largos y el diedro nos vale, tras el largo de fisura hay otro de placa fácil, y para salir a cumbre nos podemos escapar por la izquierda.

Nos ponemos al lío y me pido empezar (aparte de que nadie quiere). Rápidamente empiezo a notar las consecuencias de estas últimas semanas de inactividad. Tengo los pies y los gemelos machacados y en mitad del diedro me tengo que colgar para que descansen porque no puedo más y veo que se me montan… ¡que dolor!. Trás la pausa llego a la reunión y le toca a Carlos.

Supera un par de cacharros que he puesto para proteger la entrada y llega al diedro. En un momento pilla la postura y pim-pam

Es su primer diedro pero se le da bien, se notan las horas de rocodromo… aunque también se vé obligado a hacer alguna parada para “descongestionar”… :)

Le sigue Juan, que la prueba de primero… peleándola como un jabato.

Íbamos a ir dándole al segundo largo, pero al final me quedo en la reunión tirando unas fotos.

Jara le dá la última recogiendo el material y es la única que lo escala de un tirón sin colgarse.

El siguiente largo es fácil, aunque tiene algo de musgo. Ojo en la entrada que hay una chapa cerca de la reunión pero la siguiente está a varios metros y hay riesgo de caida en la repisa…

En total cuatro chapas en este largo y se puede poner algún cacharro pequeño en un bloque enorme que rodeamos por la derecha. La segunda reunión también es cómoda…

Hace años escalando con Nacho salimos como dos machotes por El Techo de los Picapiedra (6c), a la derecha de la reunión. Esta vez (al igual que la última vez que intenté salir por el techo) nos escapamos por la izquierda, por una fisura ancha y corta que se supera fácilmente.

Alcanzamos la placa cimera y aprovechamos una chapa de otra vía que viene de la izquierda. Unos metros más por la placa y llegamos a la reunión junto a una oquedad. Muy fácil este largo final, la última vez lo llamamos “la salida de los cobardes”… Desde la reunión se puede salir por una canal ya desencordados… o encordados que siempre es más recomendable. :)

Fotillo de cumbre…

Y descendemos caminando hacia la izquierda… ojo que hay musgo arena y de to’. Hay que buscar un doble árbol seco que lleva a una canal desde la que destrepamos hasta el suelo fácilmente.

Comemos algo pero los hay que quieren más…
Nos metemos en una de las placas de la izquierda, un quinto peleón que supera tres techitos.

Muy chula, aunque me iba escurriendo todo el rato por la placa hasta que he llegado al primer techo… y la primera chapa aleja un pelín, aviso.

Carlos sube muy bien, demasiado bien… Cierto que escala de segundo, pero aún así sube como una bala y no se escurre. ¿Habrá llegado la hora de recauchutar los gatos…?

Muy abandonada teníamos esta escuela, y muchas vías nuevas hemos visto…
Tocará volver.
Aupa!

3670

Artículos Relacionados :



2 Comentarios :
  1. Nacho
    18 abr 2015 a las 10:43

    Que buenos recuerdos Josetxu. Un abrazo muy fuerte.
    Aro pai

    • 21 abr 2015 a las 20:17

      Estuve buscando una foto de aquella vez, pero no encontré ninguna (mira que es raro)… pero vamos, me acuerdo perfectamente de como te curraste el techito de los Picapiedra… mákina!
      A ver si quedamos para escalar que estarás to’oxidao ¿no?… Jajajaja!
      Un abrazo!
      Aupa!

Déjate un Comentario
comentario Comentario: